De infras y revolucionarios, Café La Habana, El eterno festín